lunes, 11 de agosto de 2008

Requiem por "sendos"


Como se puede comprobar en este recorte periodístico, cada vez son menos los que utilizan el pronombre distributivo "sendos", que significa 'uno para cada uno'. Ese valor tan abstracto parece que se hace cada vez más difícil de entender a algunos y lo confunden con otros pronombres como "varios", "ambos"..., o simplemente, como ocurre aquí, desaparece de la faz de la sintaxis. Pues en lugar de decir: "Dos niños heridos en partidos de fútbol", debió decir "en sendos partidos de fútbol". Igualmente cuando repite: "con las piernas rotas en dos partidos de fútbol", debió ser: "en sendos partidos de fútbol". O mejor: "con sendas piernas rotas en distintos partidos de fútbol".
Tal como lo dice, parecería que los pobres niños sufieron la rotura de sus piernas dos veces o que se rompieron una pierna en cada partido, cosa realmente imposible de creer. Francamente comparto la opinión de los policías, que sospechan que en realidad, a pesar de lo que dicen los padres, las roturas se dieron en un solo partido de fútbol, que más parece que fuera una batalla a tortazo limpio, pues en pocos minutos se diagnostica "fractura completa de peroné derecho" en un caso y "fractura de peroné y tibia tercio discal completo del lado izquierdo" en el otro, con ese gusto por dar todos los detalles médico-quirúrgicos que tienen los periódicos locales.
Hay un verdadero desconcierto en todo el mundo hispánico en el uso de "sendos". Esuchamos que "Sendos congresistas presentaron esa ley", cuando debe decirse que "Los congresistas presentaron sendas leyes", si es que cada uno presenta la suya, o que "presentaron juntos dicha ley", si es que se tratara de una sola. En definitiva, se manifiesta el injusto menosprecio en que se ha situado a la enseñanza de la gramática y la incompetencia que en este terreno comunicativo se encuentran muchos hablantes. Las reformas educativas insisten en enseñar "comunicación" pero evaden o ignoran supinamente lo que constituye la estructura de la comunicación misma, que es la gramática, que no es otra ni distinta al nivel discursivo o textual que al nivel oracional, pues el modo de funcionar de la lengua es siempre una misma gramática, que puede ser vista desde un ángulo más amplio (todo el discurso) o más estrecho (cada uno de los segmentos que la componen).
No se puede entender la una sin la otra.

No hay comentarios: