viernes, 12 de septiembre de 2008

Discordancia calamitosa


"La piel de un indio no cuesta caro", ironizaba Julio Ramón Ribeyro en uno de sus relatos de La palabra del mudo. En este caso parece que definitivamente la piel es gratuita en este consultorio dermatológico que ofrecía servicios de diagnóstico hace ya unos años mediante el presente volante.
Si hubiera colocado correctamente la concordancia del género en el adjetivo la cosa se hubiera entendido mejor, es decir, se hubiera entendido lo que realmente se quería decir. Para que luego digan que la gramática no sirva para nada.

No hay comentarios: