viernes, 12 de septiembre de 2008

Traficantes de petróleo


Otra vez la gramática se muestra escurridiza en ese difícil pasadizo que nos lleva desde lo que queremos decir al punto en que decimos algo, obteniendo un resultado ambiguo: significa dos cosas opuestas al mismo tiempo. Claro que nuestras expectativas permiten entender que los que traen combustible ecuatoriano (de contrabando, a este lado de la frontera en el extremo norte peruano), son intervenidos por la policía acusados de "traficantes de petróleo".
Pero cabría entender que unos supuestos policías peruanos dedicados en sus horas libres a dicho tráfico se dedican a intervenir a los vehículos usando ellos mismos combustible de contrabando (que es notoriamente más barato). Menos mal que esta interpretación, que resultaría un poco infamante, no es la verdadera ni tampoco la primera que viene a la mente de los lectores.
No se pierdan el detalle final: los delincuentes querían llevarse el combustible incautado "con ayuda del abogado", por lo cual entendemos que los abogados hacen también de porteadores.

No hay comentarios: