lunes, 2 de marzo de 2009

En la educación está la clave

En diciembre del 2008 se hizo un inmenso bolondrón en Sevilla porque habían puesto en todos los contenedores de basura de la ciudad unas indicaciones con una faltota de ortografía: diréctamente con tilde y alevosía. Ya se sabe y no hace falta insistir que los adverbios en -mente suponen una conocida excepción por la que no llevan tilde a no ser que la lleve la palabra que sirve de base al derivado. Pero lo mejor es el comentario que se puede encontrar en una página de internet española , que si no se estarían viendo ya los efectos de la ESO (Educación Secundaria Obligatoria) en la sociedad española. Y es verdad que los españoles hemos contado con una buena formación humanística desde que en 1970 se aprobó la Ley General de Educación que impuso la Educación General Básica (EGB) y estableció los lineamientos del bachillerato y del acceso a la universidad hasta que los gobiernos socialistas decidieron que España no podía seguir con una ley franquista aunque fuera buena y tenían que poner otra ley aunque fuera peor. Y ahora los españoles están obligados a estudiar más años pero parece que aprenden menos, por lo que dicen algunos profesores universitarios y por lo que se ve en la calle: mejor tecnología pero menos sabiduría. La receta del progreso: Café para todos, café para tontos.

No hay comentarios: