miércoles, 28 de octubre de 2009

Abuso de pasivas


Eugenio Coseriu puso de relieve que la frecuencia pertenece también a la lengua no en cuanto al sistema propiamente dicho, sino a la norma que rige su uso, por cuanto cada lengua tiene preferencias usuales respecto a unas posibilidades expresivas sobre otras. Un caso muy claro lo constituye la inclinación hacia las formas activas que tiene el castellano. Incluso cuando no hay agente o no se quiere expresar no se usa tanto la voz pasiva: El libro no fue entregado a tiempo, sino la pasiva refleja que pone el verbo en voz activa: No se entregó el libro a tiempo.
En este recorte vemos el titular en voz activa Verán pedido sobre inversión pública (con esa manía de quitar los artículos que tiene la gramática de los titulares), pero todo el texto está escrito en pasiva: sean utilizados, serán vistos, (además de los participios: destinados, prevista) y de paso que el sujeto paciente (los pedidos) resulta demasiado largo por culpa de todas esas especificaciones que casi marean al lector. El caso es que el castellano no suele hacer eso, pero sí es normal en inglés, que prefiere en muchos casos la expresión pasiva, por lo que parecería una forma de influencia de la gramática inglesa en el estilo de esta redacción. Seguramente lo hace porque el acontecimiento referido ya está expreso en el titular y sólo resulta pertinente aclarar la naturaleza de ese pedido que, dicho sea también de paso, constituye otra suerte de vuelco nada gramatical pero sí presupuestario.

No hay comentarios: