miércoles, 9 de junio de 2010

Nominalización en problemas

El idioma castellano posee una serie de sufijos con los que puede nominalizar los verbos, y a partir de voces como cantar, cuestionar o pertenecer puede formar los sustantivos canción, cuestionamiento o pertenencia. En algunas ocasiones la solución no resulta homogénea para todos los ámbitos, y así en España se dice planteamiento y significación cuando en América se dice planteo y significancia.
El periodista ha tratado de referirse a las declaraciones del congresista Negreiros nominalizando la información, pero acumula demasiados términos con el mismo sufijo en una cacofonía algo incómoda: modernización con participación de las fuerzas de la producción.
Y a continuación evita ese procedimiento y acude a un recurso que cumple en parte ese cometido, que no es otro que los infinitivos verbales: concertar para desarrollar. Podría haber dicho concertación para el desarrollo y con ello se hubiera evitado un embrollo gramatical atroz, porque la estructura gramatical apenas soporta que todo ese segmento se subordine al adjetivo: indispensables de concertar para desarrollar.
No es que no pueda en castellano modificar a un adjetivo (como adyacente) un infinitivo funcionalmente sustantivado mediante una preposición como ocurre en frases como facil de resolver, difícil de decidir, abierto a dialogar, cansado de trabajar, pero ciertamente esa posibilidad es algo limitada a adjetivos calificativos más usuales, y no parece posible que un mismo adjetivo sea modificado por dos infinitivos con funciones semánticas diferentes.
Hubiera sido más correcto decir: cuya concertación es indispensable para desarrollar los servicios portuarios. Pero he aquí propicio el relativo posesivo, cuyo manejo está tan descuidado en estos tiempos en que sólo los valientes quieren enseñar gramática.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

1) De Mello, George (1991) «Pluralización del verbo haber impersonal en el español hablado culto de once ciudades». Thesaurus, XLVI 3. 445-471.

cvc.cervantes.es/lengua/thesaurus/pdf/46/TH_46_003_071_0.pdf

2) Quesada Pacheco, Miguel Ángel (2002): El español de América, Ed. Tecnológica, 2.ª ed., pp. 118-119
http://books.google.es/books?id=r8u8wqCXKA8C&pg=PA118&lpg=PA118&dq=Pluralizaci%C3%B3n+del+Verbo+%E2%80%9CHaber%E2%80%9D+impersonal+en+el+Espa%C3%B1ol+Hablado+Culto&source=bl&ots=tfDxxKPDh3&sig=1C6GMI_F5xnqGjwSe1p4xpTIZeM&hl=en&ei=aP0ZTILkHIK44gasnOiwCg&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=11&ved=0CF8Q6AEwCg#v=onepage&q=Pluralizaci%C3%B3n%20del%20Verbo%20%E2%80%9CHaber%E2%80%9D%20impersonal%20en%20el%20Espa%C3%B1ol%20Hablado%20Culto&f=false

3) Análisis visual y argumental del mecanismo de esta pluralización:
Miguel Ángel Rodríguez Mondoñedo: "Concordancia acusativa en oraciones existenciales", esp. 41-88.
http://www.slideshare.net/joelzavalatovar/concordancia-acusativa-en-oraciones-existenciales

Carlos Arrizabalaga dijo...

Gracias por las referencias. Algo sobre los orígenes de la pluralización está en José G. Moreno de Alba "Habían varios que... Habemos muchos que", en VV.AA. Filología y lingüística. Estudios ofrecidos a Antonio Quilis, Madrid, CSIC, UNED y Univ. de Valladolid, 2005, vol. I.