viernes, 15 de julio de 2011

Prueba de aptitud

El año 2008 hubo un pequeño escándalo porque la señorita hizo algo que se consideró un ultraje a la insignia nacional y fue llamada a declarar a la Fiscalía. Lo que declaró la bailarina exactamente fue: "Estoy apta a cumplir con las leyes y normas de mi país." El problema es que el adjetivo "apto", que significa 'idóneo', 'hábil', 'a propósito para hacer algo', se construye siempre con la preposición "para". Debió decir "apta para cumplir".
En realidad no es que estuviese "apta", sino "dispuesta", y en este caso no se trataba de "cumplir con las leyes", sino de "obedecer a un mandato judicial" que era el de personarse en el Ministerio Público para dar su declaración. Lo de cumplir con la ley (mejor dicho, "cumplir la ley") debió haberlo pensado (o habérselo consultado a su abogado) antes de subirse al caballo.

En este otro titular vemos el adjetivo empleado correctamente en el sentido propio que se le da en el idioma común:
Puede que Leysi Suárez se hubiera confundido entre la frase "estar apto para" y el verbo "allanarse a", que se acerca más a lo que ella quería decir en el fondo. Cuando una persona ha sido acusada de un delito se dice que "se allana" a las investigaciones o disposiciones de la policía y del Ministerio Público para facilitar -y no entorpecer- su labor, pero en tal caso la señorita no tenía nada más que esperarlas, porque no habría más cosa que investigar cuando el video se había hecho ya público. Aquí tenemos el verbo bien empleado por el señor Humala en este otro titular:

Lo que podríamos observar es la sustitución del pronombre personal por el posesivo en esa frase: "yo no viajé en su representación". Debió decir: "yo no viajé en representación de él", y si hubiera sido más cortés hubiera dicho: "yo no viajé en representación de mi hermano". Pero esa confusión entre el posesivo y el pronombre personal se está haciendo cada vez más común en todas partes. En español general ya se acepta, aunque la norma se resista, en frases como "delante mío", "detrás tuyo", que están en boca de todos, aunque debía ser: "delante de mí", "detrás de ti" y se antepone el posesivo con algunos adverbios: "en mi contra", "a mi alrededor".
En el español andino han dado un paso adelante y se antepone el posesivo en otras construcciones: "en mi delante", "en tu detrás", "en su encima", "en su debajo"... El Diccionario panhispánico de dudas "recomienda evitar esta construcción en el habla esmerada".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen blog, voy a visitarlo con mayor frecuencia. Saludos desde Japón.

Carlos Arrizabalaga dijo...

Gracias y saludos.