jueves, 24 de noviembre de 2011

Full práctico

Estamos rodeados de anglicismos y ya no hay modo de quitarnos de encima la mayoría. Algunos van quedando atrás, afortunadamente. Ya no decimos "el mouse de la computadora" sino "el ratón de la computadora". Ya no decimos "deletear" sino "borrar". En el lenguaje futbolístico ya no decimos "réferi" sino "árbitro", ya no "corner" sino "saque de esquina" o "tiro de esquina", y así otros.
Pero el inglés sigue siendo el rey de la fiesta y escuchamos por doquier cantidad de frases y palabras tomadas del idioma cuasimonosilábico sin más ni más. En la calle encuentro un taller que anuncia en un letrero que venden muebles, vitrinas y "stantes". Se comió la "e" porque así parece venir del inglés, o es que de veras piensa que viene del inglés, por eso de que las radiocaseteras vienen todas con un botón que dice "stand by".
Otro día encontré escrito: "scanneres". Gracioso que conserva la forma gráfica que tiene el término en su lengua originaria, pero le pone el plural del castellano: otro engendro. Otros anglicismos que me asustan son "tener chance", o ese otro de "ofrecer mejor performance" y lo de ir a ver el "sunset", por supuesto. Pero no sé si podremos ganar esta batalla como sí la ganamos con el ratón.
El indefinido "full" ha llenado nuestra vida laboral, y estamos "full chamba" y el supermercado estaba "full gente" y todo está "full". Y como no queremos pensar las cosas sino solamente que nos den el secreto de ganar dinero a espuertas este evento se vende como pan caliente porque es "full práctico".
Es interesante porque los anglicismos suelen ser sustantivos o verbos, pero en este caso es un indefinido que actúa como adjetivo o como adverbio. Ha extendido sus redes.

7 comentarios:

Ana dijo...

Uf, uf, esto es ningunear nuestro idioma, tan bonito, tan rico. En España aún no hemos llegado a estos extremos, espero que no, pero por ahí cerca andamos.

Lo cierto es que cada vez que entro por aquí me sorprendo de los errores que tan alegremente se publican en prensa o en otros medios y me pregunto, ¿no hay correctores? O será que 'pasan de todo'. Será eso. Y aquí cada vez ocurre más, también.

Carlos Arrizabalaga dijo...

Gracias por el comentario. Tengo también errores sacados de la prensa española, pero si encuentra por ahí alguno me lo puede mandar al correo carrizabalaga@gmail.com

Ana dijo...

¡Ah, de acuerdo! Muchas gracias por su confianza pero créame que no es muy fácil dar con ellos a menos que una se pasara toda la jornada leyendo prensa, que por otra parte sería el trabajo propio de los correctores de que le hablaba y con los que cualquier periódico serio debería contar para corregir los posibles errores de sus redactores... En fin, será por la crisis que no hay dinero para contratarlos, a algo hay que echarle la culpa ¿no le parece?

Estaré encantada.

Un saludo.

Ana dijo...

Estimado profesor: lo cierto es que he visto algunos errores gramaticales en periódicos o revistas desde la última vez que entré, es verdad que tengo el "vicio" de observar la gramática cuando leo, pero le seré sincera: seguro que usted ya conoce la frase "zapatero a sus zapatos". Pues sinceramente, me ha resultado difícil entrar a comunicarle tales errores. Creo que las personas dedicadas a este tema, como lo es usted y otros académicos o profesores a las que admiro son los más adecuados para tratar el tema.
De vez en cuando paso por aquí por ver alguna barbaridad, je, je, pero últimamente parece que ya no hay más errores y ¡esto sería estupendo! Por eso le necesitamos. Por otra parte, me encanta saber de los dichos populares de otros países que no sean el mío, es divertido conocer, "el saber no ocupa lugar", que se dice.

Saludos

Carlos Arrizabalaga dijo...

Gracias por los comentarios. Luego de las vacaciones regreso al blog con varias notas que tengo recogidas.

Anónimo dijo...

Una duda. "Tener las chances" me parece una frase horrorosa, pero lo dicen los periodistas y las personas comunes tan seguido que me confunde.

Comenzando con el genero, ¿"chance" es una palabra femenina? Sinceramente, no se si es una palabras masculina o femenina ya que en su idioma original no indica nada.

Carlos Arrizabalaga dijo...

Muy simpático su comentario. La introducción de préstamos siempre plantea el problema de su adaptación morfológica, y más en este caso que "chance" podría aceptar muy bien cualquiera de los géneros, femenino com "oportunidad" o masculino como "suerte", y es que parece adoptar esos dos significados a la vez.